Busco profundizar el cambio y mantener la esencia de movimiento en MORENA: Citlalli Hernández

Citlalli Hernández Mora, activista social desde hace varios años, fue electa en el 2018 senadora por la Ciudad de México, por MORENA.

Hoy, mediante el mecanismo de encuesta, busca ser elegida como secretaria general del principal partido político de México y uno de los más importantes de Latinoamérica.

Haciendo mancuerna con el candidato a la presidencia, Porfirio Muñoz Ledo, platica con Sin Permiso de cual es su oferta para los militantes y simpatizantes del instituto político, entre otros menesteres.

La primera pregunta, que es casi obligada, es el por qué busca la candidatura y cual hace la diferencia entre los otros aspirantes, ya que una crítica casi general entre la militancia y los simpatizantes es que no hay nada nuevo de fondo.

Explica que la gran diferencia es en la manera de hacer política, que no basta con decir, sino también hacer. Cree que una de las principales cualidades de un político es la congruencia: no solo decir, sino también hacer lo que pensamos.

“Soy una mujer congruente que tiene una combinación que le puede ayudar mucho a MORENA, en el sentido que vengo y formo parte de la base de la militancia de a pie; pero también he tendido experiencia de ser diputada local en la Ciudad de México, de ser senadora, de estar a cargo de tres procesos electorales en distritos de Chiapas, Coahuila y Oaxaca”, explica.

Señala que conoce las necesidades, las exigencias y las preocupaciones de la militancia, combinado con la experiencia de generar diálogo político con compañeros que tengan una visión más tradicional.

Para la senadora con licencia, es imperativo qué gane quien gane, lo primero que necesita MORENA es la reconciliación, siendo un elemento que sea puente entre la militancia fundadora y los que se han venido sumando en el camino.

“Además, reorganizarnos en torno a los que los unifica: acompañar al Presidente de la República, a la Cuarta Transformación. Ser un partido con calidad moral en que todo lo que decimos, que son nuestras convicciones, que sean el eje articulador”, explica.

También no deja de lado Citlalli Hernández, desde su perspectiva, que MORENA ha perdido la capacidad de diálogo político en los últimos años y le parece que debe ser una dirigencia que construya y concilie.
Está convencida que es estos ingredientes son los que pueden llevarla a ser elegida para ser secretaria general.

El bache en MORENA
Al preguntar en qué momento el partido se quedó en atorado en un bache, causando la impresión que ha dejado solo al Presidente López Obrador; Citlalli responde que su diagnóstico es que, primero, la ausencia del hoy primer mandatario como dirigente del partido, cuando él se decide irse a ser candidato y después gobernar.

“Hay una ausencia de liderazgo y cuando no hay liderazgo, no hay rumbo”, sintetiza esta primer diagnóstico.

Igualmente acusa que los dirigentes que quedaron al frente, no fueron capaces de construir un MORENA distinto. Ejemplifica que en 2018 sumaron a mucha gente muy valiosa, siendo un partido más plural y diverso. Pero no hubo capacidad de los dirigentes de unificar, articular entre todos: “ha habido exclusión, ha habido sectarismos. Por un lado el temor que lleguen los nuevos, por otro el desdén quienes queremos hacer una política diferente. Entonces los dirigente que ha tenido MORENA después de Andrés Manuel López Obrador, no han sido capaces de un diálogo para incluir toda la diversidad”.

De ahí, puntualiza, se rompió un elemento básico de la política y es la construcción de acuerdos, el buscar los puntos comunes.

Aclara que MORENA no busca el pensamiento único, como en los regímenes totalitarios, sino buscar la transformación con todas las maneras de pensar, con todos los valores éticos que deben prevalecer en la política.

“La ausencia del gran liderazgo de Andrés Manuel y la poca capacidad de interlocución de los dirigente que vinieron después. Y un tercer elemento: la irresponsabilidad de algunos compañeros que decidieron impugnar convocatoria tras convocatoria, qué buscaban el cambio de dirigencias”, expone.

No deja pasar señalar que el Tribunal Electoral ha intervenido en la vida interna del partido, violentando los estatutos, la vida orgánica, decidiendo una encuesta abierta a toda la población la que decida la nueva dirigencia.
“Esta encuesta mide popularidad, más que otra cosa. Esto en MORENA tiene que asumir críticas, autocríticas y asumir la responsabilidad. No para hacer Mea Culpa, sino para aprender de los errores que se cometieron y poder abonar a una nueva etapa en el cambio de dirigencia.

MORENA y los estados
Uno de los reclamos de la militancia y simpatizantes del partido político, es el alejamiento que tienen las dirigencias nacionales con los comités estatales y sus consejos, siendo esto más evidente en estados donde son oposición.

Ante este cuestionamiento, Citlalli Hernández responde que MORENA no ha construido la institucionalidad que merece.

Explica que en la primera etapa de partido, se tenía como objetivo principal llevar a López Obrador a la presidencia y construir una estructura electora, territorial e informativa. Pero ahora el gran reto es construir una institucionalidad en todos los estados y en sus municipios.

“Esta visión centralista en general de la política ha perdurado en los últimos tiempos. Creo que parte del cambio que busca MORENA y es parte de mis propuestas, que todos los comités estatales vuelvan a fortalecerse, recuperar los comités de base y estar muy al pendiente de las necesidades específicas de cada estado”, amplía.

Para ella, es imperativo escuchar a todos los militantes, a todos los liderazgos de cada entidad y armar una ruta conjunta en cada estado de la República.

“Parte de los errores qué se han cometido, es no dedicar la atención que merece cada entidad y esperemos que la próxima dirigencia lo podamos hacer, porque es la mejor manera de fortalecer al partido en lo local”, puntualiza.

Del tránsito de movimiento a partido
Interrogándola de cual debe ser el camino para transitar de un movimiento a un partido en toda la extensión de la palabra, Citlalli Hernández reconoce que en la militancia de MORENA es noble, trabajadora, entregada, entusiasta, con una convicción profundamente transformadora.

“MORENA debe ser un partido político con esa esencia de movimiento, pero que se entienda que el instituto político debe ser una bisagra entre la izquierda opositora, la de resistencia y la izquierda gobernante”, lo pone en la mesa.

Explica que MORENA debe ser un partido que a mediano y largo plazo construya nuevos cuadros políticos, bajo una nueva óptica que permita tener una nueva generación de militantes que estén capacitados políticamente, sino también técnica-administrativamente.

“MORENA puede romper el paradigma de la manera de hacer política. No debe volver a las prácticas tradicionales y justamente estamos en esta definición: quien gane esta contienda definirán si administran el cambio o profundizan el cambio”.

Busca Citlalli Hernández con su candidatura profundizar el cambio, mantener la esencia de movimiento, pero también aprender a ser partido.

Unidad y pluralidad
Por último, en caso de llegar a la Secretaría General, ofrece Citlalli Hernádez diálogo permanente sin exclusión; toma de decisiones abiertas, incluyentes y transparentes, que permitan fortalecer un partido hacía adelante.

“Construir entre todas y todos el proceso de transformación. Si salimos de la lógica interna y volteamos hacía afuera, veremos un país en transformación, que la está pasando difícil por la pandemia. Por eso MORENA tiene que salir del debate interno y ayudar al proceso de la Cuarta Transformación, haciéndola incluyente, cuidando los nuevos códigos. Ofrezco diálogo abierto y los qué me conocen, saben que mis convicciones son firmes, pero también tengo la capacidad de escuchar y convencer, de mantenerme firme a pesar de las diferencias que pudieran tener”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *