Justicia es progreso: Programas Integrales para el Desarrollo

El Gobierno de México tiene una deuda histórica con los más vulnerables, las decisiones de gobiernos neoliberales, han repercutido en el bienestar de las zonas rurales de México, por ello el compromiso de la 4T es promover el bienestar rural a través de los programas integrales para el desarrollo.

Producción para el Bienestar (PPB) es uno de los programas prioritarios del Gobierno de México para alcanzar la soberanía alimentaria y la seguridad de los productores del campo. En 2020 se han dispersado un millón 283 mil 575 productores de un total de un millón 880 mil 423 productores de granos.

Contrario a su antecesor; PROCAMPO (1994), PPB garantiza el acceso a este subsidio de manera directa y sin intermediarios, evitando el burocratismo y la corrupción. Además de priorizar las incorporaciones a los ejidatarios y pequeños propietarios en situación de vulnerabilidad.

En el intrincado año 94’, PROCAMPO tuvo un presupuesto de 11 mil 700 millones de nuevos pesos, en comparación con el presupuesto autorizado en el PPEF 2021, PPB registra un presupuesto de 13 mil 500 mdp, es decir; hubo un incremento del 22.7 por ciento en relación al presupuesto de 2020.

De manera análoga, se apoya a las zonas rurales más marginadas del país a través del programa “La Escuela es Nuestra” (LEEN), pues destina 48 mil 163 mdp, a través de 50 mil Comités Escolares de Administración Participativa (CEAP), para mantenimiento, construcción y adquisiciones en escuelas de muy alta y alta marginación, incentivando el trabajo y la economía local, además de incrementar el nivel académico y disminuir la deserción escolar.

Contrario a LEEN, su antecesor; Escuelas al cien (2015), dispersó en 2018, 24 mil 420 mdp distribuidos en 21 mil 665 centros de trabajo. Escuelas al cien funcionó para planteles de educación básica y hasta superior, cabe señalar que el recurso de este programa venía previamente etiquetado.

Por consiguiente, es posible sugerir que las acciones implementadas por el actual gobierno, encauzan al rescate del medio rural, reactivando la soberanía alimentaria y la economía local, mediante una orientación correcta de los programas que ya se habían aplicado incluso desde cinco sexenios antes.

El bienestar de los más olvidados es el desarrollo de un País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *