Morena Querétaro vive y crece

Vanos resultaron los esfuerzos del mandatario queretano, Mauricio Kuri González, por hacerse del control de Morena en el estado.

Lo engañaron sus subalternos, que vieron en la elección de consejeros morenistas una oportunidad de engordar la cartera.

Y a estos le fallaron sus testaferros.

Vulgares hamponcetes de poca monta que montaron la operación Gillette.

Aún con su trayectoria llena de traiciones en el panismo, priismo y cuanta basura partidista ha medrado del erario, aceitaron a un tlaxcalteca, hijo de la Malinche, que como es su gen, traicionó y vendió a medio mundo.

Al no cumplir con el pago a operadores en los distritos tres cuatro y cinco, el personajillo de marras no cumplió, como siempre, su ofrecimiento.

Además, la militancia morenista y los nuevos afiliados resistieron el embate oportunista.

Así se frustró la intentona kurista de convertir a Morena en una oposición leal.

Mucho dinero tirado a carteras de lacayos suertudos, que también vendieron espejismos a René Bejarano.

En Querétaro, salió fortalecida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.