Universidad Anáhuac Querétaro capacita a los estudiantes de arquitectura

Mil 800 millones de personas alrededor del mundo construyen su vivienda poco a poco, generalmente sin asesoramiento técnico, limitado financiamiento y con materiales inadecuados o de mala calidad. A pesar de la creciente demanda, las familias de bajos ingresos alrededor del mundo, en su mayoría, son desatendidas por los mercados de construcción de vivienda.

México no se escapa de esta realidad, prueba de ello es que según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), aproximadamente 73.6 millones de mexicanos se encuentran prácticamente excluidos del mercado formal de vivienda, al no percibir ingresos equivalentes a cinco salarios mínimos. Además, esta población realiza actividades económicas no formales, limitando así la comprobación de ingresos para un acceso a financiamiento por parte de la banca tradicional.

Como solución, las familias excluidas del mercado formal de vivienda construyen sus hogares por medio de la autoproducción. El Colegio de Arquitectos de México indica que el 80 % de la población mexicana construyó sin la supervisión de un arquitecto. A su vez, del total de las construcciones realizadas la autoproducción representa el 64% de la producción de vivienda

“Ante esta realidad, Hábitat para la Humanidad por medio del Centro Terwilliger de Innovación en Vivienda (CTIV) en México, identificó la necesidad de incidir en la formación académica de los arquitectos sobre el tema de vivienda de autoproducción, así como la realidad social y técnica que lo envuelven. Es así como unimos esfuerzos con la Universidad Anáhuac Querétaro, a través de su escuela de Arquitectura y Centro de negocios, en una alianza para incidir en la formación de profesionales conscientes del contexto que rodea a muchas familias mexicanas”, asegura Fernando Mendoza, director ejecutivo del Centro Terwilliger de Innovación en Vivienda en México.

La alianza es por tiempo indefinido y tiene como objetivo introducir el tema de autoproducción de vivienda del segmento de las familias de la base de la pirámide, en la carrera de arquitectura, a través de seminarios en materias clave y, sumergir estos conocimientos, en el desarrollo de emprendimientos que innoven esquemas de trabajo accesibles y acordes con las necesidades de la población; misma que está ávida de encontrar opciones viables que garantice una mejora en sus condiciones de vida y en la consolidación de su patrimonio a través de la vivienda..

“La Anáhuac Querétaro establece alianzas con el sector productivo que permitan la colaboración entre la academia y en este caso, una asociación civil que sienta las bases con los programas de Arquitectura, el centro de negocios y compromiso social”, indica Rafael Cueli Cue, encargado de Vinculación de la Universidad Anáhuac Querétaro.

CTIV en México. Hábitat para la Humanidad a través del CTIV incentiva a que otros actores del mercado de vivienda participen en soluciones para las familias de bajos ingresos. A finales del 2019, el CTIV en México realiza esfuerzos por atender tres brechas primordiales que permitan disminuir la carencia de vivienda cualitativa y cuantitativa en el país, creando con ello, puentes entre las necesidades de las familias y la oferta de productos y servicios que las empresas, profesionales e instituciones ofrecen para solucionar estas carencias.

Dichos esfuerzos se orientan en cubrir las siguientes brechas:
1) Fortalecer las habilidades de los trabajadores de la construcción;
2) Incrementar el número de hogares con acceso a agua de calidad,
3) Desarrollar una oferta accesible de servicios profesionales que asesoren y dirijan a las familias durante todo el proceso de edificación; garantizando con ello, la progresividad constructiva, la seguridad estructural y la habitabilidad en las viviendas.

Esta labor no es una tarea de un sólo actor, requiere del trabajo conjunto y coordinado donde la academia, empresas, gobierno y sector social trabajen coordinadamente por un mismo fin. El reto de que la población cuente con una vivienda adecuada implica romper paradigmas y buscar nuevos esquemas de colaboración entre todos los sectores, a fin de brindar más oportunidades a nuestra sociedad.

“Agradecemos a la Universidad Anáhuac Querétaro por el interés de involucrarse y generar un cambio desde la educación de los profesionales de arquitectura, sumergiéndolos ante una realidad del país en la que son actores clave para mejorar el sistema de construcción de vivienda en suelo nacional”, finaliza Mendoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *