El día del profesorado también es el día del alumnado

Uno de los mayores tesoros en mi vida es tener la oportunidad contribuir a la educación desde las aulas, el servicio social y el voluntariado.

Porque al brindar guía y herramientas para la vida de las y los jóvenes, el profesorado sembramos: El amor así mismos y hacía los demás, sembramos respeto, igualdad, derechos humanos, solidaridad, esperanza, alegría y todo aquello que un día dará cómo fruto una ciudadanía incluyente, responsable y pacífica.

Pero sobre todo tenemos el honor ayudar a que las y los estudiantes encuentren su camino a la felicidad, en el que puedan sentirse orgulloso@s de ser ell@s mism@s, de vivir en su Ciudad, en su Estado y país, porque somos afortunad@s de ser mexicanos, de ser quienes somos, de seguir en el viaje de la vida, donde lo más importante es aprender a valorarnos sin importar las diferencias.

Por eso agradezco de todo corazón a mis maestras y maestros haberme enseñado a seguir el camino de la enseñanza. A mis alumnos y alumnas, les agradezco sus sonrisas, su sensibilidad y su disposición para aprender a ser mejores seres humanos para ayudarnos un@s a otr@s a superarnos y ser felices.

Porqué mi mayor satisfacción es ver cómo superan las adversidades de la vida para lograr realizar sus sueños, con esa alegría y gran corazón que les caracteriza. Porque el día del maestro y la maestra, también es el día del alumno y la alumna porque todos los días hacemos un gran equipo aprendiendo en este maravilloso viaje de la vida. Saben que siempre cuentan conmigo. Abrazos de su maestro y amigo: Mtro. Manuel Edmundo Ramos Gutiérrez (Manu).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.