María Concepción Herrera: amenazas y chantaje en la Legislatura

Diputados, mandos medios y trabajadores de la Legislatura local piensan que Antonio Zapata Guerrero es autoritario, y ajeno a las necesidades y carencias del personal.

Aún así, dicen al reportero que lo extrañan.

Que lo prefieren por ser como es.

Sin hipocresías.

Sin besos y abrazos.

Que actúa tal y como es su caracter.

Zapata Guerrero presidió la Mesa Directiva de la LIX Legislatura, antes que quien regentea Querétaro Independiente, partido creado a un lado de Casa de la Corregidora.

Sabido es que el ama de llaves, María Concepción Herrera Martínez tiene una ambición exponencial a su ignorancia, falta de criterio y despotismo.

No solo por motu propio y a través de su progenitor, Sergio Herrera, busca acercamiento y ofrece alianzas con personajes de Morena, partido que disputa con Acción Nacional el poder en Querétaro.

Piensa y alardea que es la bisagra que dará el triunfo «a cualquiera».

Se siente dueña de la casa que cuida y está puesta ahí para limpiar la suciedad.

Hace semanas quiso hacer cambios de personal.

Confeccionó una larga lista de mandos medios y empleados a ser sustituidos.

Desde la bancada azul, que le paga, le dejaron en claro que es encargada, nunca propietaria, de los enseres de limpieza y echaron atrás su delirio.

En su lista negra estaban mandos y trabajadores de todas las áreas – comunicación social, intendencia, resguardado, administrativos, etc.- algunos con más de veinte años laborando.

María Concepción lloró de rabia al darse cuenta que su partido tiene dueño.

Juró vengarse del mismo, «pues ya va de salida», dijo.

Pese a ello, tiene amenazados a mandos medios y trabajadores si dan a conocer los casos de contagio por Covid-19.

Aunque hay dos intubados, y más de una decena se encuentran en su casa por sospecha de enfermedad, a diario ordena publicar que en la sede legislativa se mantienen medidas preventivas.

Argumenta que «es orden de Pancho Domínguez» mantener el secreto, y quién lo divulgue será despedido de inmediato.

Hace días, se dio a conocer que el secretario estatal, Julio César Ramírez Argüello, ocultó información sobre el número de camas para atender pacientes de Covid-19, que piden ser otros estados.

La diputada presidenta de la Mesa Directiva de la 59 Legislatura local, rechazó que vaya a buscarse una sanción en contra del funcionario, o que sea necesario llamarlo a comparecer por ocultar información.

Sostuvo que el secretario ya hizo lo que le toca, pues con gran valentía asumió que su comunicación fue deficiente. Afirmó que cualquiera, puede generar información que se llega a malinterpretar y que las camas en el estado son para todos los queretanos, sin importar que hayan nacido en cualquier parte del país.

«Toda la gente que está aquí en Querétaro somos queretanos y todo el país tiene, por supuesto, que se distinguen como queretanos, somos la identidad del pueblo de México y, sin soberbia, sin mucho menos que se malentienda, desde 1517 es que el territorio queretano es de todos los mexicanos”.

Por si fuera poco, tanto ella como sus vástagos, que en claro acto de nepotismo laboran en el Poder Legislativo, Christian y Christopher, le recuerda al personal que el próximo once de julio es su cumpleaños y no dejen de festejarla.

Presume ser un personaje político «diferente», pero al igual que los anteriores presidentes de Mesa Directiva, no quiere, ni puede, sacar de la congeladora más de 50 iniciativas para su discusión en comisiones.

Al mismo tiempo, hace malabares para encontrarse con el doctor Santiago Nieto Castillo, presunto candidato de Morena al gobierno estatal en el cercano 2021.

Esa es la conducta soberbia de quién se presume diferente, pero tiene vicios y prácticas del pasado político.

One thought on “María Concepción Herrera: amenazas y chantaje en la Legislatura”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.