No está garantizada una política universal en salud y seguridad social para los mexicanos: MAV

El Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional vota en contra el dictamen de Reforma al Artículo 4º Constitucional, ya que resulta limitado en su alcance porque no garantiza los derechos de los y las ciudadanas de este país, expresó el Diputado federal, Marcos Aguilar Vega.

En tribuna durante la sesión de pleno en la Cámara de Diputados de este martes, el legislador panista destacó que el dictamen de reforma lejos está de garantizar los derechos de las personas con discapacidad y de los adultos mayores.

“Lejos está de garantizar un sistema de becas para todos los estudiantes de todos los tipos de educación. Y lejos está de tener claridad sobre lo que es el Sistema Nacional de Salud al querer simplificarlo en el Sistema de Salud para el Bienestar de las personas sin seguridad social”.

Explicó que no existe claridad de lo que significa promover, respetar, proteger y garantizar derechos humanos y, en su caso, establecer una política universal en salud y seguridad social.

“Lo que se observa en este dictamen es el establecimiento en nuestra Carta Magna de los programas insignia del presidente López Obrador, con serias confusiones sobre lo que debe quedar en el contenido constitucional y en las leyes secundarias”.

Advirtió que existe absoluta irresponsabilidad del impacto presupuestal que implican estos programas para lograr la universalidad y progresividad en toda la población.

Aguilar Vega señaló que al revisar el estudio de impacto presupuestal que elaboró el Centro de Estudios para la Finanzas Públicas, es posible observar un estudio simplista sustentado en algunos programas aprobados del Presupuesto de Egresos de la Federación, tales como:

El Programa de Becas de Educación Básica para el Bienestar Benito Juárez al que se le aprobaron 30 mil 475 millones de pesos;

El Programa Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez con 28 mil 995 millones de pesos;

El Programa Becas Elisa Acuña con 4 mil 164 millones de pesos;

El Programa Jóvenes escribiendo el Futuro 7 mil 776 millones de pesos;

La Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores con 129 mil 350 millones de pesos;

La Pensión para el Bienestar de las Personas con discapacidad Permanente con 14 mil 197 millones de pesos.

Con tales datos, la dictaminadora determina que no habría un gran impacto presupuestal con la reforma, toda vez que se considera solo los padrones de la población actual que cubren dichos programas. Por ejemplo, estos programas solo apoyan a indígenas que residen en pueblos y comunidades indígenas, no a quien se reconoce como tal.

“Es así que se deja de lado el total del universo de adultos mayores, personas con discapacidad, educandos, personas sin seguridad social y población indígena, a quienes nuestra Carta Magna debería garantizar sus derechos”.

Del mismo modo, señaló las proyecciones de crecimiento para los próximos años de la población adulta mayor y, por consiguiente, la creciente demanda por más y mejores servicios de educación y salud para la atención y mejoramiento de su calidad de vida, hacen también evidente que la propuesta es insostenible financieramente.

Enfatizó que el cálculo de impacto presupuestal por 95 mil millones de pesos en el dictamen, se atribuye únicamente a la creación del Sistema Nacional de Salud para el Bienestar, al considerar la atención de casi 40 millones personas sin seguridad social y un costo médico promedio per cápita de 4, 264 pesos.

Estimación que es totalmente errónea, pues tan solo el Seguro Popular tenía un padrón de afiliados de 51.4 millones de personas sin seguridad social, lo que resulta mucho más coherente con el Informe realizado en 2018 por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) donde se reportó que son 71.7 millones de personas sin seguridad social.

Concluyó que de considerarse el mismo costo médico promedio que estimó el Centro de Estudios, sin estar de acuerdo tampoco en éste, se tendría al menos un impacto presupuestario de 231 mil millones de pesos, lo que representa casi 1% del PIB, cifra que contrasta con los 95 mil millones de pesos que establece el Dictamen.

En razón de lo anterior, es indiscutible que la reforma propuesta necesitaría verse acompañadas de una expansión del gasto público, lo cual no sucede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.